SCREEN

Profile

Menu Style

Cpanel

Cabalgata de 5 Dias

 

Dia 1: Laguna Cejas

Dejamos San Pedro en dirección al Sur y al Salar de Atacama, formado por más de 320.000 hectáreas de depósito salino, considerado como el más grande de Chile. El Salar de Atacama que fue un gran lago hace 4000 años atrás, mantiene un flujo subterráneo de agua importante, el cual da origen a una infinidad de lagunas turquesas, donde viven una gran variedad de patos, aves y flamencos.

 

Haremos nuestro primer camping al lado de las lagunas Cejas, que son lagunas, ubicadas en medio del Salar de Atacama y son de un intenso color turquesa, con bordes cristalizados por la sal. Podrán, según la temporada, tomar un baño en esas aguas de alta concentración de sal y disfrutar el atardecer observando el volcán Licancabur (5916 m), que nos acompañara durante toda nuestra cabalgata. Ese día les permitirá tener una primera impresión del desierto, de nuestra forma de trabajo y del desarrollo de la cabalgata.

 

Aprox. 6 horas a caballo

Dia 2: Ruinas de Beter & Tulor 

 

Cabalgamos hasta las ruinas de Beter, donde los españoles construyeron su primer pueblo colonial. Haya tendrán una hermosa perspectiva sobre el antiguo pueblo que está parcialmente cubierto por dunas de arena. Los primeros habitantes de la zona ya usaban ese camino 11 mil años atrás. Aunque Beter es un magnífico representante del pasado arqueológico del sector, no es el único.

 

Cabalgaremos también hasta Túlor, un pueblo viejo de 3000 años, de la cultura Lickanantay, donde todavía se encuentran ruinas de casas caracterizadas por sus formas redondas. Estos se conservaron gracias a las dunas de arena, las cuales también han contribuido a su destrucción. En total el lugar consiste en un conglomerado de 22 sitios circulares y otras construcciones que cumplieron diversas funciones.

 

Desde Túlor se extendió la cultura de San Pedro con su método de irrigación, sus cerámicas, metalurgia, costumbres, ritos, leyendas, mitos, magia y religión.

 

Haremos nuestro segundo camping en el oasis de Túlor, donde una vez más tendrán la oportunidad de bañarse según la temporada.

 

Aprox. 7 horas a Caballo

Dia 3: Valle de la Luna + Valle de la Muerte

 

En este día cruzamos el misterioso valle de la Luna. Como su nombre lo indica, las formas y colores de las rocas que se encuentran allí, dan al paisaje una apariencia lunar. Cruzaremos dunas de una belleza increíble con sorprendentes formaciones geológicas, formando túneles, grutas y grietas. Si escuchan bien oirán hasta el sonido de la roca que bajo el cambio de temperatura cruje como si nos estaba murmurando algo.

 

A la salida del valle de la luna llegaremos hasta las cornisas de la cordillera de la sal, que es una especie de Precordillera moldeada a través del tiempo por la lluvia y el viento y que se convierte luego al Este en la majestuosa cordillera de los Andes. La Cordillera de la sal contiene impresionantes formas, espectaculares esculturas naturales y brillos minerales, compuesto de sal, yeso y arcilla. Desde su cornisa observaremos al valle de la muerte, un valle montañoso y arenoso también conocido como valle de Martes. Sus extrañas formas de rocas nos ofrecen un paisaje enigmático que invita a la contemplación y admiración.

 

Hoy día el camping se hace cerca de la Piedra de la Coca, una piedra gigante que fue usada antiguamente para rituales sagrados. Allá se puede observar todavía, unas hojas de coca masticada por los viajeros que fueron escupidas en esa piedra en signo de buen augurio para sus viajes.

 

En ese mismo lugar observaremos unos Petroglifos, arte rupestre grabado en la piedra que relate a través de sus inscripciones antiguas escenas de caza. Son las pruebas formales del paso del hombre en ese sector hacía varios años atrás. Ellos trataron de grabar experiencias, elementos comunes de su vida diaria, símbolos y signos. Ese lugar que ahora parece en el medio de nada, nos transporta a un pasado donde las caravanas transitaban y dejaban sus mensajes, de los cuales existen varias teorías.

 

Aprox. 7 a 8 horas a caballo

Dia 4: Rio Salado, Petroglifos

 

Desde nuestra salida de la Piedra de la Coca, cruzaremos paisajes increíbles de una infinita belleza que nos llevara hasta Rio Salado, hermoso lugar prácticamente despoblado pero famoso por sus Petroglifos, de una gran belleza, en las cuales se puede observar figuras de camélidos, zorros y caravaneros. Algunas de esos Petroglifos tienen más de 2.000 años de antigüedad. Seguimos los lugares de paso de tribus nómadas que transitaban por acá en caravana junto a sus Llamas.

 

Por la tarde cruzaremos la quebrada del diablo, impresionante cañón angosto ubicado en el corazón de la cordillera de sal. Este verdadero laberinto tiene paisajes que parecen sacados de una película del oeste americano. A su salida seguiremos al rio San Pedro que permite la abundante vegetación del valle de Catarpe y crea así un verdadero contraste con el desierto. Por esa zona cruzaremos también el camino de los pastores con sus animales (ovejas, cabras, vacas, llamas).

 

Estableceremos nuestro último campamente al lado del rio, donde tendrán la posibilidad de bañarse o simplemente de relajarse.

 

Aprox. 6 a 7 horas a caballo

Dia 5: Regreso a San Pedro

 

Pasamos un último día tranquilo y agradable recorriendo el valle de Catarpe, donde fluye el rio San Pedro que permite la vegetación. Entraremos dentro de la cordillera de la sal por el paso de los toros, que es el antiguo camino que comunicaba San Pedro con Calama.

 

Terminaremos nuestra cabalgata pasando por el poblado de Quitor, donde se encuentra el Pukara de Quitor que es una antigua fortaleza construida en el siglo XII, anterior al periodo hispano.

 

Esa fortaleza tenía una ubicación estratégica, fue construida sobre la cima de un cerro sobre el rio de San Pedro. Es un Monumento Nacional y vestigio de la arquitectura preincaica. Tiene fantásticas construcciones de piedras, viejas de más de 700 años, ideada con propósitos defensivos. El Pukara de Quitor fue también ocupado en 1540 por los españoles.

 

Finalmente cruzaremos el centro de San Pedro para poder llegar al rancho.